jueves, 26 de marzo de 2015

Pan quemado valenciano

Buenas noches!! ¿Cómo va la semana? Cómo todos los años por estas fechas en comercios y pastelerías ya se empiezan a ver un montón de monas de pascua, pan quemados, cocas, y cómo el año pasado me decidí a hacer la mona, este año os traigo el típico pan quemado valenciano que tanto me gusta, en esta época del año y en todas!!


Desde pequeña lo que más me gustaba de las vacaciones de pascua era coger la mona, el pan quemado, el chocolate y la cometa e ir a la playa a intentar ( y digo intentar porque rara vez he conseguido volar ese misterioso artilugio) volarla con mis padres y mi hermano.Ahora que ya soy un poco más mayor, mi sueño es conseguir encontrar una receta que consiga trasladarme a esos días de mi infancia y creo que esta lo ha conseguido.


Es muy difícil describir el sabor de un buen pan quemado, es suave, dulce y con un toque aromático por el agua de azahar que me encanta. Pero bueno que voy a decir yo si es uno de mis dulces favoritos, sólo podréis comprobarlo si os ponéis manos a la masa y os animáis a hacerlo, estoy segura de que os encantará :)


Ingredientes para dos pan quemados grandes:
  • 550-600 gr de harina de fuerza 
  • 80 ml de aceite
  • 80 ml de leche tibia 
  • 40 gr de levadura fresca
  • 130 gr de azúcar normal
  • 4 huevos
  • La ralladura de 1 limón grande
  • 2 cucharadas soperas de agua de azahar 
  • 1 huevo y azúcar para decorar
En primer lugar, disolvemos la levadura en la leche y reservamos.


En un bol, batimos los huevos, el aceite, el azúcar, la ralladura de limón y el agua de azahar.



Vamos añadiendo poco a poco la harina, si vemos que queda una masa muy líquida podemos añadir un poco más.


Añadimos la leche y una vez integrada amasamos hasta conseguir una masa homogénea, elástica y un poco pegajosa. Si vais a amasar a mano os recomiendo untaros las manos con aceite para que no se nos pegue.


Dejamos reposar la masa durante una o dos horas, hasta que doble su volumen.


Una vez transcurrido el tiempo, damos forma a nuestro pan quemado. Yo he dividido la masa en dos y la he boleado para darle forma redonda.



Dejamos que repose durante otra hora o dos que crezca.

Precalentamos el horno a 160º-170º.

Pincelamos nuestros pan quemados con huevo y decoramos con azúcar al gusto.


Horneamos durante 30 minutos, si durante la cocción vemos que se empiezan a dorar mucho podemos taparlos con papel de aluminio.

Cuando estén listos los sacamos del horno y los dejamos enfriar, sé que tienta comérselos calentitos pero hay que esperar un poquito.


Y ya tenemos nuestros deliciosos pan quemados listos, ya solo nos queda coger el chocolate y la cometa jaja.



Espero que os animéis a hacer este dulce tan típico estas pascuas, seguro que os queda delicioso :)

2 comentarios:

  1. ¡¡Madre mía!!, con un trocito de longaniza de pascua y huevo duro, a disfrutar deliciosamente de estas fiestas de Semana Santa ;)
    Un besote

    ResponderEliminar